domingo, 8 de septiembre de 2013

Sumisa o esclava?


Es un "debate" que suele salir tarde o temprano en BDSM, ya sea en tertulias, foros, blogs o cualquier charla sin más. Incluso a menudo, cuando conocemos a nuevas personas en el mundo canela, a menudo en algún punto de la conversación surge la pregunta "¿Y tú como te defines? ¿sumisa o esclava?".

En los distintos debates, con más o menos acuerdo de quienes intervienen en ellos, la "conclusión general" a la que se suele llegar es que lo que diferencia a la esclava de la sumisa, es la supuesta ausencia de limites. Y digo supuesta, porque tengo mi particular opinión sobre la no existencia de limites, opinión que ya en alguna ocasión he dejado patente y que seguramente en alguna nueva entrada volveré a desarrollar. También he puesto "conclusión general" entre comillas porque, sobre todo en los foros, ese debate a veces tiende a salirse de madre.

Y diréis ..."Y si es un tema que ya se ha debatido hasta la saciedad ...¿a santo de que otra entrada sobre él?". Pues porque hace unos días me daban una opinión sobre esa cuestión que me pareció cuanto menos curiosa, ya que cuando a mi me preguntan que que me considero suelo pedir que me definan cual es la diferencia entre una y otra. 

Pues el interlocutor en cuestión, más o menos definía la diferencia entre sumisa y esclava así (y cito, aunque de memoria, mas o menos textualmente):

"La sumisa en la mayoría de las situaciones cotidianas no refleja su opinión, solo se deja llevar, se siente cómoda cuando le ordenan, alguien q se deja moldear y una esclava son las q tiene una personalidad mas fuerte, que en la mayoría de casos son dominadas por algún sentimiento, lo cual les hace actuar y seguir a su amo por ese sentimiento y tienen una personalidad mas fuerte. Simplemente son esclavas de ese sentimiento que les hace entrar en un estado de seguidora. Quienes tiene personalidad fuerte pero que en algún punto tienen amo y son dominandas son esclavas y quienes su personalidad es baja moldeable llevadera que en cualquier actividad grupal donde haya que tomar deciciones se deja llevar pues esa es una sumisa."

Reconozco que esa opinión había sido la primera vez que la había escuchado. Mi propia opinión es que en el fondo no existe tal diferencia, que nos denominemos sumis@s o nos denominemos esclav@s es una cuestión de sentimiento y, desde luego, hace falta tener una personalidad muy fuerte y bien formada para entregarse a alguien.

5 comentarios:

  1. Mi querida wegui, suscitas un debate largo y a menudo, como bien sabes y citas, controvertido hasta extremos insospechados.

    Personalmente, yo no creo que haya más diferencia que unos matices que se quieran dar. ¿Quién o quiénes? Pues los actores de ese debate. Aunque me consta que hay quien hace claras distinciones; especialmente en lo concerniente a la existencia o no de límites, como bien dices.

    Cuando entramos en matices, y máxime en un territorio en el que no hay normas universales escritas, cada cual pone las suyas. Y algunos incluso dicen ¡Y cuidado si no estás de acuerdo! ¡O conmigo o contra mi!

    En fin, leeremos atentamente las opiniones que viertan gente más ilustrada que yo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi queridisimo jefe wegui, soy consciente de que con este tema en concreto puedo llegar a estar abriendo "la caja de pandora" de las verdades universales ;-)

      Sin embargo con esa definición que me explicaron y que reflejo en esta entrada, no pude resistirme a sacar el tema.

      Conoces bien mi opinión al respecto de esa supuesta diferencia y también yo espero esas opiniones.

      ¡Ah! y que sepas que me has dado una gran alegría asomandote por estos lares

      Eliminar
  2. Mira cuán perdida he estado, que recién llego por aquí!
    Pero ya mismito me acomodo:)
    Muasssssssssssss!

    ResponderEliminar
  3. ¡Sweet! ... Un gran abrazo ... pasa, acomodate y considera ésta, tu casa

    ResponderEliminar
  4. Hola buenos días

    Para mí es algo mucho más sencillo, y lo sintetizo.

    Sumisa tiene sus limites.
    Esclava sus limites son los de su amo.

    Para mí esa es la máxima diferenciación, algo que distingue muy mucho a sumisa y esclava.

    Un saludo.

    ResponderEliminar